viernes, 7 de diciembre de 2007

BAUHAUS: LA HISTORIA - 1993-1997 (Parte 1)

Por Eduardo Lenti (DJ residente 1995 - 2005)

PRIMERA ETAPA (Septiembre 1993 - Agosto 1997)

Para empezar, debo decir que la discoteca Bauhaus permaneció 12 años con puertas abiertas marcando una importante opción a las noches Limeñas.

Seamos claros, una discoteca Limeña en promedio se mantiene vigente de 3 a 5 años, y eso debido a que la propuesta musical de este tipo de lugares va dirigida tan sólo a la generación de turno.


En Bauhaus las cosas fueron distintas. La música fue en gran medida la que mantuvo el lugar en pie durante al menos tres generaciones.


Tuve la grata experiencia de haber sido el DJ residente del lugar por 10 años y cinco meses. Dejo en claro que mi intención no es ponerme de protagonista, pero creo que debería partir desde mi propia experiencia para relatar lo ocurrido en los primeros días del lugar en cuestión.


En los primeros años 90 tuve una tienda de música adonde acudía de vez en cuando uno de los futuros socios de Bauhaus: Juan José Natteri. Fue así como lo conocí. Por entonces Juan José ya tenía la idea de montar una discoteca tipo Nirvana.


Bauhaus se inicia con cuatro socios fundadores originalmente: Claudio Barbieri, Johnny Bocian, Juan José Natteri y Karina Natteri. Luego de cinco meses, Johnny Bocian vendió sus acciones. Claudio consiguió el lugar y Juan José el equipo de luces y sonido. El aporte de algunos de sus amigos fue importante en los primeros meses. Iván Orbegozo, el Oso Figari y Christian O’Hara colaboraron prestando parlantes, amplificadores y luces.


En Septiembre de 1993 Pico Natteri dejó en mi tienda de música una invitación para la inauguración de Bauhaus a realizarse el Viernes 24. Esa noche hubo un atentado terrorista y Miraflores quedó a oscuras por varias horas. La inauguración se hizo finalmente la noche siguiente.

Bauhaus se inició con ciertos problemas económicos debido a la competencia existente con las discotecas Nirvana, Psicosis y Bizarro. Fue entonces cuando uno de los socios originales desertó. La música en los inicios de Bauhaus fue algo más comercial. A medio camino entre lo que proponía Bizarro (la llamada música alternativa incluido el Grunge) y lo que proponía Psicosis (Pop con algo de New Wave funcional).


La discoteca Nirvana cerró sus puertas en Enero de 1994 y el DJ residente, Bencho, pasó a ser DJ de Bauhaus de Febrero a Mayo de 1994. En la puerta estaba Félix Tresierra como filtro. Se encargaba de elegir quien entraba.


Luego de la partida de DJ Bencho fue DJ Roberto quien se hizo cargo de la cabina durante el resto del año. Para entonces Bauhaus ya se había hecho de un público. La música, ciertamente era algo funcional / comercial. Por entonces Pico iba muy seguido a la tienda que yo tenía en el pasaje Los Pinos. Teníamos un grupo de varios amigos en común. Incluso hacíamos cambios de música con cierta regularidad. Le grababa música en cassettes y luego íbamos a la cabina de la discoteca (los días que no se abría) y grabábamos las cosas que me interesaban de los vinilos del lugar. Fue así como poco después le comenté mi inquietud de trabajar como DJ. Así que se animó y me hizo unas pruebas. De hecho a Juan José también le pareció bien. Incluso Juan José me había hecho el comentario (tiempo atrás) que cuando pusiera su discoteca le pasaría la voz a Bencho pero que también le gustaba la idea que yo trabajara para él.

Durante el verano de 1995 era muy frecuente verme en la cabina de Bauhaus todos los fines de semana familiarizándome con las canciones que la gente solía pedirle a Pico. Él tocaba los Viernes y Sábados. Los Jueves también se abría y quien tocaba era Juan José. Debo decir que en mi caso había tenido cierta experiencia como DJ en Arizona Colt en donde toqué un par de años como segundo DJ aprendiendo a hacer mezclas y organizar / matizar los sets. Aquel verano de 1995 la pasé practicando en la cabina de Bauhaus hasta que finalmente Pico se animó a dejarme sólo frente a la consola y con la discoteca repleta. Comencé ayudándolo por ratos el fin de semana.



Por entonces, los días Viernes y Sábados ya eran llenos completos. El público incluso bailaba en la mezanine. La barra de arriba aún estaba habilitada. Qué épocas... ciertamente, un éxito.

En la cabina aún no habían CDs ni como tocarlos. Todo era vinilos básicamente. Los tocábamos en dos tornamesas technics con el pitch de perillas (no deslizable). Tampoco había DVD sino VHS y un proyector de los antiguos. Teníamos que cuadrar los videos corriendo las cintas y calculando el tiempo mentalmente. Incluso algunas de las canciones que sonaban las tocábamos de cassettes. Sin duda, se trataba de un trabajo más laborioso. La gracia estaba en mezclar de vinilos y manipular los discos usando las manos con precisión. Creo que fue una bonita experiencia.


Algunos clásicos que ya Pico tocaba por entonces: Love Like Blood (Killing Joke), She Sells Sanctuary (The Cult), Play For Today (The Cure), Wasteland (The Mission), Walk Away (The Sisters Of Mercy), The Lebanon (The Human League), Brothers (DAF), Temptation (New Order), Iceblink Luck (Cocteau Twins), For Love (Lush), Rain In The Summertime (The Alarm), The Motion Of Love (Gene Loves Jezebel), Hong Kong Garden (Siouxsie & The Banshees), Nowhere Girl (B-Movie), Head On (The Jesus & Mary Chain), One Hundred Years (The Cure), The Boy With The Thorn In His Side (The Smiths), Cuts You Up (Peter Murphy), por mencionar unos cuantos ejemplos conocidos. El estilo de la discoteca ya estaba marcado cuando llegué y como imaginarán, escuchar esa música y en esa época, era algo muy distinto a lo que significa escucharla en la actualidad. También se tocaba la música radial de la época como Pearl Jam, Weezer, Elastica, Blur, Whale, etc. Era pues música bastante variada y en constante renovación. Creo honestamente que la música mejoró cuando quedó enteramente en manos de Pico.

Como ya dije, el verano de 1995 la pasé como un segundo DJ a la sombra. Todo era muy gradual. Sin embargo a mí me entusiasmaba mucho la idea de quedarme solo. Fue así como me dieron el día Jueves.


Ciertamente los Jueves asistía poca gente y la noche culminaba antes de las 3:00 AM. Además del Jueves, también solía aparecerme el Sábado y algún Viernes. Como entenderán, tenía muchas ganas de tocar música el fin de semana aunque sea sólo por algunos momentos durante la noche. Los Jueves fueron mejorando poco a poco. El ingreso era libre. No sé exactamente como ocurrió, pero de pronto se repletó de público al punto que se comenzó a abrir también el día Miércoles ocurriendo la misma suerte del Jueves. Ambos días eran llenos totales, tanto como los del fin de semana. Había tanto público que no se veía a la misma gente los dos días seguidos. Fue así como nacieron los famosos Miércoles de Bauhaus. Afortunadamente estuve a cargo. Luego de algunos meses recibí la colaboración de otros DJs.

Seguramente el hecho de tener una tienda de música y estar al tanto de los nuevos gustos de la gente me ayudó mucho. Algunas canciones que recuerdo, formaban parte de mis sets y que sonaron a partir de entonces con insistencia en Bauhaus: Love Parasite (Fad Gadget), Eisbar (Grauzone), I Travel (Simple Minds), Revenge (Ministry), Gorgeous (Gene Loves Jezebel), Dominion (The Sisters Of Mercy), Modern Love Is Automatic (A Flock Of Seagulls), Images Of Heaven (Peter Godwin), Memorabilia (Soft Cell), Number With Wings (Bongos), Love Song (Polyrock), Today (Talk Talk), The Voice (Ultravox), Imagination (Xymox), Polarlicht y Matador (X-Mal Deutschland), A Day (Clan Of Xymox), Dance With Me (Lords Of The New Church), No Name No Slogan (Acid Horse), As The End Draws Near (Manufacture), Mindphaser (Front Line Assembly), Sin (Nine Inch Nails), Everything’s Gone Green (New Order), Never Stop (Front 242), entre otros clásicos. Además de grupos radiales de la época como PJ Harvey, Letters To Cleo, Allison Rose, Pulp, Wonder Stuff, etc. También colaboré con mi colección personal de videos en VHS.


Algo que no debemos olvidar: En Bauhaus tocábamos también mucho Rock en Español y esto atraía mucha gente. Recordemos para quienes vivimos los años 80, artistas como Duncan Dhu, Radio Futura, La Mode, Loquillo y Los Trogloditas, Aviador Dro, Siniestro Total, Religión, entre otros, aún no habían sido 'manoseados' por las radios comerciales Limeñas que en la época irradiaron más el Rock Argentino. Los grupos Españoles también fueron el plato fuerte de la discoteca y el grupo emblema: Héroes Del Silencio.


Con la entrada del Rock en Español, en Bauhaus se animaron a hacer las conocidas fiestas del Gorila Amarillo los días Viernes. Luego esas fiestas se trasladaron a otros locales pero fue en Bauhaus en donde comenzaron, debido al éxito que la discoteca ya había experimentado previamente con el Rock en Español. Fue entonces cuando algunos DJs radiales llevaron la fórmula a sus estaciones fomentando, poco después, la quema de estas ideas. Se puede hablar entonces de una primera etapa de Bauhaus que comprende el inicio de la discoteca hasta Agosto de 1997. Para entonces llevaba dos y medio años como DJ y desde el verano de 1997 tenía las cuatro noches completas a mi cargo, es decir, de Miércoles a Sábado.


La decisión de dejarme los cuatro días se debió a dos factores. Por un lado Pico retomaba sus estudios, por el otro, a mí se me daba una nueva oportunidad y por cierto, una gran ayuda pues por entonces había cerrado mi tienda de música y necesitaba un ingreso mayor.


Todo esto que les relato comprende la etapa más recordada por la gente antigua que dejó de asistir de forma gradual. Luego la generación cambió.


Se puede hablar entonces de una primera etapa de exploración y de constante renovación. Los protagonistas en la música de esa primera etapa fueron tanto Pico provocando el cambio, como yo, aportando humildemente en esas ideas.


Nunca olvidaré aquellas juergas a puerta cerrada (con algunas personas muy allegadas) que empezaban cuando la discoteca cerraba el Domingo por la mañana. No se sabía si ya era de día o de noche nuevamente. Inolvidable época.


Entre Agosto y Diciembre de 1997 Bauhaus cerró sus puertas. Durante Julio de  ese año hubo un pequeño incidente en la discoteca. Un tipo se pasó de tragos y se puso malcriado en la barra y tuvo que ser sacado del lugar. El ebrio en cuestión resultó ser el hijo de un regidor corrupto de la municipalidad de Lima llamado Mario Ocharan (quien también había pertenecido al municipio de Miraflores). Las presiones no cesaron en aquellos días. Incluso defensa civil estuvo revisando el lugar en repetidas ocasiones. El cierre del local fue algo absolutamente injusto. Afortunadamente la familia Natteri ganó el juicio y la discoteca pudo reabrir en Enero de 1998.

BAUHAUS: LA HISTORIA - 1998-2002 (Parte 2)

Por Eduardo Lenti


SEGUNDA ETAPA (Enero 1998 - Diciembre 2002)

Las dos primeras semanas de Agosto de 1997 la presión de Defensa Civil y serenazgo fue constante e implacable. La música sonaba a bajo volumen y la puerta se mantenía cerrada dejando pasar únicamente a la gente conocida. La incertidumbre de no saber si se abriría la noche siguiente rondaba y eso se veía reflejado en los rostros. Algunos no queríamos aceptar que las cosas podrían complicarse cada vez más. Bauhaus parecía desvanecerse. Nunca olvidaré aquella última noche. Días después incluso se liquidó a todo el personal de la discoteca. Todos nos despedimos. De hecho por mi parte aún tenía muchas esperanzas en la re-apertura de Bauhaus. Llamaba constantemente para estar al tanto de algún avance y de ese modo estar preparado para retornar. Lamentablemente el juicio tomaría varios meses.

Faltando apenas unos días para la Navidad, Pico me dio la buena noticia. El problema con Bauhaus se había superado y la discoteca abriría a partir de la primera semana de Enero de 1998. Ciertamente mucha gente que acudió durante los primeros años, se alejó por algún tiempo, incluso algunos ya no regresaron. No existía Internet y como entenderán, fue bastante difícil contactarlos nuevamente.


Durante la primera etapa de la discoteca existía una lista de invitados. Unos 50 amigos o conocidos por cada socio. Siempre se veía la pista llena con gente allegada haciendo ambiente y animando a los nuevos clientes a familiarizarse con la música. A partir de la re-inauguración de Bauhaus cambiarían algunas cosas. La lista de invitados fue eliminada. Desde entonces, todos, sin excepción pagarían el precio de entrada. Como imaginarán, algunos se iban molestos pues se habían acostumbrado a no pagar y seguramente al cambiar las reglas del ingreso, estas personas probablemente lo tomaron más como una descortesía.




En la segunda etapa fue notoria la ausencia de uno de los socios, me refiero a Juan José. Igualmente Claudio, quien ya vivía en los Estados Unidos, optaría por vender sus acciones en Noviembre de 1999.

Por el contrario a Karina se le comenzó a ver con más frecuencia. Ella se hizo cargo del lugar y ciertamente hubo muchos cambios significativos que evidenciaban el interés de convertir a Bauhaus en una verdadera y visionaria empresa. Pico en tanto, re-apareció como administrador haciéndose cargo de la caja y de la puerta indistintamente.


Como mencioné, tras la re-inauguración, la discoteca no contaba con una base de datos y no había forma de contactar con muchos de los asiduos al local y menos, con la gente que estuvo rotando y llenaba los días Miércoles y Jueves. Las cosas se daban de tal manera que la promoción de Bauhaus prácticamente partiría de cero.


A pesar de los inconvenientes, los fines de semana nuevamente se poblaron de público durante aquel verano de 1998. Para el mes de Marzo prácticamente la discoteca ya se había recuperado. El Miércoles también se recuperó aunque en parte, y digo en parte, pues no alcanzó el nivel del año anterior. El día Jueves sí que se vio seriamente afectado. No había mucha concurrencia de público.


Por motivos personales, finalizado el mes de Marzo, tuve que retirarme de Bauhaus por dos y medio meses. En Junio me reincorporé como DJ. Continuaría siendo el único DJ de la discoteca las cuatro noches.


En la segunda mitad de 1998 visité en varias oportunidades la cabina de Blue Buddha. Como sabrán o recordarán, el Buddha era la discoteca de música electrónica que tenía Mammut. Las visitas a la cabina del lugar las hice de día. La finalidad de tales visitas era escuchar algo de música. Pero el encuentro con la discoteca abierta se dio en Agosto de aquel año. La aceptación del público y la energía que se percibía era algo nuevo para mí. Entiendo que mucha gente que gustaba de la música de los años 80, por aquella época, no soportaba el denominado Trance o House. Sin embargo, algunos de los temas de mayor identificación del lugar en cuestión, los añadí a mis sets por cuenta propia. La fórmula funcionó. No eran muchas canciones, pero le dieron otra cara al Miércoles (más fuerza y velocidad), de ese modo, alguna gente que iba a Buddha se animó también a asistir las noches del Miércoles de Bauhaus. Fue una forma de renovar parcialmente los sets. Lo negativo era que se trataba de temas de consumo inmediato, es decir, de usar y tirar. La nueva fórmula se mantuvo hasta la primera mitad de 1999. Por entonces la noche del Miércoles ya tenía un precio de entrada que era el equivalente al valor de una cerveza. El Jueves en tanto, no había logrado recuperarse del todo y una de las ideas por las que se optó poner en práctica, fue hacer fiestas de música electrónica. La noche del Jueves la discoteca tomaba el nombre de Area 51 y los DJs eran los mismos de Buddha, es decir, Nuclius y Bencho. La idea funcionó.

Karina Natteri ya contaba por entonces con una base de datos y la manera como empezó a marketear el lugar fue fundamental. El cambio en la gente fue notorio. Es por esa época cuando se tomó con fuerza la idea de las programaciones y los especiales. Eso le dio nuevos aires a la música. Karina estuvo a cargo de esas nuevas ideas para la discoteca. Patty ‘patito’ se encargó de encuestar al público asistente que conformaría la primera base de datos de Bauhaus y desde la cuál se informó semana a semana sobre los especiales a realizarse en la discoteca. Carla Ciurlizza creó la página web haciéndose cargo y brindando el mantenimiento requerido. En tanto Elar Vega se encargó de los diseños de la parte promocional impresa como programaciones, invitaciones, postales, afiches para algunas fiestas especiales, etc.


Bauhaus invirtió mucho en el aspecto promocional, enviando las programaciones (calendarios), invitaciones (tarjetas) y souvenir al domicilio de todos sus socios, además invirtió en los decorados especiales de muchas inolvidables fiestas que se dieron en el lugar. Los encargados de ambientar la discoteca de acuerdo al especial anunciado fueron Marco 'Makako' Losno y Juan Silva.

La fiesta que más recuerdo fue aquella llamada 'Blair Witch Project' (como la película) con hojas secas por todo el piso de la discoteca y ramas colgando del techo de la pista y ese olor a bosque. También el primer 'Bauhaus Virtual' con los teclados colgando rodeados de lana fosforescente sobre la pista y los monitores prendidos boca abajo en el techo, o aquella en donde se exhibieron réplicas de momias y fardos funerarios por toda la discoteca y diapositivas con imágenes de mausoleos y lápidas del antiguo cementerio El Ángel.


La inversión no sólo se hizo en promoción sino también en infraestructura. Se había adquirido en 1998 una Denon 2500 y un mezclador Pioneer DJ500. Poco después también se adquirieron luces inteligentes y dos proyectores de última generación.


Durante el 2000 se realizaron algunas fiestas muy especiales llamadas 'Bauhaus Virtual', como muchos recordarán. La música para estos eventos se organizaba de acuerdo a las votaciones que la gente hacía mediante el pedido de sus canciones en la página de la discoteca. Las canciones se ordenaban como si fuera un Ranking, de acuerdo al número de votos, y las tocaba la noche del Sábado anunciado. Fue una bonita experiencia.



BAUHAUS: LA HISTORIA - PARTE FINAL



Por Eduardo Lenti (DJ residente)

TERCERA ETAPA (Enero 2003 - Agosto 2005)

Desde el mes de Septiembre del 2003 se inició la elaboración de una nueva lista de contactos para la discoteca a través de encuestas y consecuentemente, se inició una nueva estrategia de promoción para atraer más público nuevo. Con ello se renovaría totalmente la base de datos, pues la original contenía muchos e-mails de gente que ya no asistía o simplemente se trataba de e-mails que habían sido desactivados. Fue así como se comenzó a dar forma a una nueva lista de contactos que sería fundamental para la asistencia del nuevo público durante el año 2004. Paralelamente a esto, durante el verano de ese año se creó una nueva página. La idea de fondo fue renovar la imagen de la discoteca.


Ese mismo año se iniciaron una serie de especiales de música nueva con algo de Indie y Electrónica de los primeros años Dos Miles. También se hicieron algunas fechas en los nuevos 'Jueves Experimentales'. Las noches del Viernes rotaba tres especiales: 'La Fiesta de Rock en Español' que atraía público nuevo pero distinto al de las otras noches de Bauhaus. También 'Fiesta Ochentas' y por último, 'Fiestas Noventas' o '90s Fest'. Dos noches distintas y dedicadas íntegramente a una década en música. A partir del mes de Marzo del 2003 y hasta el final de Bauhaus, rotaba cada media hora los días Miércoles y Sábados con un nuevo DJ, Joseph Olivares.



La lamentable noticia del traspaso de la discoteca comenzó a filtrarse a partir de Junio del 2005. Todo ocurrió tan rápido. Al comenzar Agosto, Bauhaus había sido traspasada. Los nuevos socios nos informaron que cerrarían por cuestiones de remodelación. Pese a ello, Bauhaus continuó con el mismo formato durante aquel mes de Agosto, mes de despedidas, mes de las últimas fotos capturadas por algunos clientes que intuían el final definitivo de la discoteca que los albergó tantas noches.

Los nuevos propietarios repartían muchas invitaciones para la noche del Sábado con trago de cortesía. Esto lo solían hacer en la calle de las Pizzas y en el boulevard de Barranco. Se llenaba de mucha gente que nada tenía que ver con la movida, consumían su trago y se marchaban sin entender nada. Aquellos días de hecho fueron patéticos. Los nuevos socios eran gente ajena a la escena, peor aún, se trataba de gente sumergida en el mundo de la pachanga y la juerga plástica, sin visión a futuro. Una verdadera lástima.



El último fin de semana de Agosto de 2005 se celebró el aniversario 12 con una sorprendente cantidad de público que seguramente asistió para darle la despedida definitiva al local. En aquellos días circularon aquellas patéticas promociones de 'Bauhaus Forever'.

En los últimos días de Agosto los nuevos propietarios aseguraron que la música continuaría, sin embargo, el último día trabajado ninguno de los nuevos propietarios dio cara al personal, dejándonos a todos con tremendas dudas sobre lo que pasaría tras la re-apertura. Triste manera de darle muerte a Bauhaus. Un local histórico, la mejor discoteca que tuvo Lima en los años 90. Con la remodelación acabaron con la magia que emanaba de aquel inolvidable lugar. Fueron 10 años y 5 meses de mi vida estropeados por gente cuyo único fin fue llenarse los bolsillos a costa de tocar música comercial para terminar irónicamente quebrados. Varios de aquellos socios fueron abandonando el mágico lugar al cual nunca entendieron. Pocos años después los nuevos socios estuvieron buscando desesperadamente traspasar el local. No lo lograron, estaban fuertemente endeudados. Durante el verano del 2015 finalmente la casona fue demolida. Desde aquellos meses finales del año 2005, jamás volví a pasar por aquella calle.